EJERCICIOS PARA TU JOURNAL

EJERCICIOS PARA TU JOURNAL

Sacar los pensamientos de tu mente puede crear en ti una inmensa claridad

No es la primera vez que me veo en la situación de recomendar empezar tu journal y que la respuesta sea; ¿pero y que voy a escribir?. Por esta razón traigo esta entrada así, la próxima vez que alguien me responda eso podré mandarle aquí para que sepa por dónde empezar.

Igual tu ya tienes esta rutina integrada en tu día a día, de ésta manera y si conoces algún ejercicio que no mencione en esta entrada, te animo a que me lo cuentes, ¡estaré encantada de ponerlo en práctica!


Personalmente, cada día escribo tan solo una página y en ella, según el día, vuelco un sentimiento u otro. Normalmente comienzo poniendo la fecha y un título que me ayuda a soltar eso que llevo dentro, luego, no existen reglas, simplemente fluyo.

Aunque esto suene muy idílico y perfecto también tengo días en los que no me apetece escribir y días en los que pienso, ¿y hoy qué pongo yo?. Esos días son los que recurro a las herramientas que os voy a contar a continuación.

La primera va relacionada con un tema que todos tenemos presentes, los MIEDOS. Escríbelos, enuméralos, empieza cada frase con un «tengo», luego, transforma todos esos «tengos» en «tenía». Deja que tus miedos se fundan como lava en el asfalto

Otra herramienta es la que me gusta llamar CAMBIA TU VIDA. Perfecta para cuando crees que has perdido el rumbo o cuando sientes que no sabes muy bien porqué haces lo que haces o hacia donde te diriges, es un reconect para tu mente. Es tan sencillo como escribir cómo sería tu vida ideal. No olvides los detalles y por supuesto, creétela.

La herramienta más rápida de todas y la más placentera. AGRADECER. Busca en tu día/semana 3 cosas por lo que estés orgullosa, tres cosas que te hayan alegrado y por lo que creas que merece la pena dar las gracias. Créeme cuando te digo que siempre encontrarás un pequeño gesto por lo que estar agradecida.

Y por último y no menos importante MINDFLUEATING, o lo que es lo mismo, entender desde tu interior esos momentos en los que te desborda el echo de no ser consciente con la comida, de comer cosas que sabes que no te sentarán bien, que no son buenas para ti. Para hacerlo responde a las siguientes preguntas: ¿Qué sientes cuando dejas fluir tu ansia por la comida?, ¿Qué sientes cuando te respetas? Y termina tu ejercicio enumerando las alternativas que harían mucho más fácil las respuestas de esa segunda pregunta.


Espero que te haya gustado y si sabes de alguien a la que pueda ayudar esta entrada no dudes en compartirla. Gracias como siempre por leerme y por estar ahí.

Nos vemos muy pero que muy pronto.
Y recuerda, no solo lo material es lo que nos alimenta.

FOODFORSOULS



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *