PIZZA DE CALABACÍN

PIZZA DE CALABACÍN

Un básico del fin de semana

Os puedo asegurar que desde que descubrí esta forma de comer pizza, porque sí, ¡sabe a pizza!, mis cenas se iluminaron como un ángel caído del cielo.

En mi día a día, sobretodo los días en los que no realizo ninguna actividad física me gusta cuidar la ingesta calórica que hago en las cenas intentando que éstas sean más ligeras (salvo excepciones claro, sigo siendo humana y sigo adorando la comida gordis).

Por eso y por mi amor incondicional a las pizzas decidí un día saltarme el paso «fundamental» de ésta, la base. Y madre mía, que fiesta hicimos cuando al probarla, mi chico y yo nos miramos y dijimos; ¡esto está riquísimo!.

De eso ya hace muchos años y por eso creo que no podía faltar en el blog así que allá vamos;

INGREDIENTES

| Verdura para la base: Calabacín o berenjena (también puedes elegir las dos)
| Tomate triturado o tomate en rodajas
| Queso (en este paso no especifico ya que puedes elegir desde una opción vegana hasta el que más se adapte a tu estilo de dieta)
| Tofu
| Salsa tamari
| Orégano y un pelín de sal

PROCESO

1. El primer paso será cortar tanto la berenjena como el calabacín en juliana para la base. Yo prefiero cortarlos en láminas finas y poner varias capas, ten en cuenta que luego al meterlo en el horno se queda en nada, no te cortes. Colocamos sobre la base, he tenido múltiples recipientes y el que veis en la fotografía es mi favorito. Añadimos un poco de aceite de oliva y metemos durante al menos 20 minutos en el horno a unos 180º.

2. Mientras tanto desmigamos el tofu y añadimos a una sartén con un chorro de salsa tamari y agua. Dejamos cocinar hasta que se evapore el líquido. ¡Ojo! No añadas sal porque la salsa ya aportará ese toque.

3. Una vez pasado los 20 minutos seguimos montando nuestra pizza. A tu gusto, coloca los ingredientes. Yo soy más de poner primero el tomate, queso, ingredientes y orégano. También me gusta que todo quede bien cortito y repartido por toda la pizza. Ten en cuenta que aquí no tienes bordes así que apura un poco mas y reparte bien esos ingredientes.

4. Volvemos a meter al horno durante otros 20 minutos aproximadamente, sería idóneo que fueras revisando el estado en el que se encuentran las verduras, a mí por ejemplo me gustan más hechas.

5. Una vez a tu gusto, sacamos del horno, añadimos el orégano y ahora sí, prueba que tal de sabor y si ves que se ha quedado un poco sosa, añade una pizca de sal. Por regla general las verduras tienden a ser bastante insípidas por lo que es casi imprescindible este paso, pero como todo en esta vida, ¡eso es cuestión de gustos!

Espero que te haya gustado la receta, de ser así no dudes decírmelo o compartir en tus redes sociales y etiquetarme para que pueda verlo.

Nos vemos muy pero que muy pronto.
Y recuerda, no solo lo material es lo que nos alimenta.

FOODFORSOULS



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *