TATUAJES

TATUAJES

Otra parte de mí

En esta entrada no pretendo contaros que significan cada uno de mis tatuajes porque sería desnudarme ante vosotros pero sí el porqué un día decidí empezar.

El primero de ellos, ya van diez y ni me lo creo, fue con 16 años y lo llevo en la espalda, una mano de Fátima y si algo puedo sacar de él es lo que me enseñó. Para hacerme este tatuaje y debido a mi pánico por las agujas ¿cuál era la mejor decisión? dejar que un amigo me lo hiciera en casa y me cobrara 12€ por él, claro. NO, no hagáis eso. En menos de un año tuve que repasarme todo el tatuaje que además de no había ni una línea recta, estaban todas prácticamente borradas.

Cuando fui a repasarlo de paso, decidí hacerme otro más, pequeño, discreto y que no llamara mucho la atención, lo llevo sobre el hombro derecho «grandmother». A mis 18 años y para celebrar mi cumpleaños y mi suspenso del carné de conducir me hice mi primera pieza grande, una cámara, con un significado más que evidente. Después de esto y hasta hace apenas un mes he seguido marcando mi piel con obras de arte, piezas grandes llenas de color y significado, ya no tan evidente, y piezas pequeñas con líneas delicadas que marcan por sí solas cada etapa de mi vida.


No, no engañan cuando dicen que eso de hacerte tatuajes es adictivo. Pero a mi parecer os diré, no es la sensación de tatuarte, esa es dolorosa para todo el mundo os lo aseguro, sino los tatuajes lo que hacen que siga haciéndome uno tras otro. Con el primero pensé, ¿y si me canso de verlo?, una pregunta de lo más normal cuando no estás muy segura de lo que estas haciendo después, bajo mi experiencia y sentimientos, os diré que adoro la sensación de volvérmelos a ver, siento que me retratan a la perfección y que cada vez que añado uno nuevo, el significado se va completando.

¿Duele o no duele un tatuaje?, para esto tenemos una variedad de opiniones tan inmensa que no os podría asegurar. Yo soy de esas personas que no toleran bien el dolor pero de esas también que nada más levantar la aguja ya se le ha olvidado. Si os sirve de referencia y si de algo me puedo acordar, los más dolorosos para mí fueron el de la pierna (parte superior del muslo) y el del pecho, éste último sin duda se lleva el premio. El brazo sin embargo, es una de las zonas más llevaderas, no puedo decir lo mismo de la muñeca donde 10 minutos reales de tatuaje se hicieron pasar por una hora.

Hoy en día podemos poner remedio a este dolor, existen multitud de cremas que dejan dormida la zona por un determinado tiempo y a mi parecer son fantásticas. Te recomiendo que preguntes a tu tatuadora para que te recomiende una. Y no, éstas no hacen que el color se adhiera peor a la piel ni que el tatuaje te vaya a durar mucho menos.

Cómo os decía antes para mí no son manchas en mi piel, son obras de arte. Existen muchísimos estilos, gustos, personas que le guste más a color, sin color, piezas grandes o pequeñas. Mi recomendación, no oigas consejos ajenos, déjate llevar por tu intuición al fin y al cabo será algo que te acompañe el resto de tu vida. Eso sí, si el profesional que va a tatuarte te recomienda un cambio de color, de ubicación o tamaño, fíate de él, o al menos yo siempre lo he hecho y el resultado ha sido sin duda mucho mejor de lo que esperaba. A diferencia de cualquier persona/familiar, ellos son profesionales de ello y como cualquier profesional es un experto en su campo, yo sin duda alguna tengo confianza plena en la persona que me ha hecho y diseñado 9 de mis 10 tatuajes.


Para terminar me gustaría recordar aspectos fundamentales antes de hacerte un tatuaje. Asegúrate de que el estudio donde te lo haces cumple todas las normas de sanidad, en el caso de que seas vegetariano/vegano puedes consultar la composición de sus tintas y una vez hecho, mímalo, un tatuaje necesita toda tu atención por al menos dos semanas después de hecho, lávalo y cúralo como te recomienden.

Como cualquier otra experiencia, espero que esta te haya gustado e inspirado. Si es así no dudes en hacérmelo saber, estaré encantada de leerte.

Nos vemos muy pero que muy pronto.
Y recuerda, no solo lo material es lo que nos alimenta.

FOODFORSOULS



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *